Topics Altcoins
Bybit Learn
Bybit Learn
Beginner
22 de sep de 2021

Explicación: ¿Qué son las altcoins? ¿Son una buena inversión?

Bitcoin es revolucionaria, pero no es perfecta.  Si bien BTC es el activo digital más reconocido y de mayor trayectoria, existen numerosas criptomonedas, en particular criptomonedas alternativas (altcoins) que buscan sobreponerse al predominio de Bitcoin. Pero, primero, ¿qué son las altcoins?

Las altcoins son criptomonedas alternativas que fueron desarrolladas para existir por fuera del monopolio Bitcoin y, principalmente, para responder a los problemas de la escalabilidad, la descentralización y la seguridad, que a Bitcoin le cuesta resolver.

Es cierto que la red de pagos entre pares de Bitcoin ha allanado el camino para las altcoins. Sin dudas, las altcoins pueden ser de carácter descentralizado, como Bitcoin, pero se distinguen por un mayor grado de privacidad y eficiencia en sus transacciones, que son más veloces. 

Entre los miles de altcoins disponibles, la primera fue Namecoin, creada por Andrew Chow en 2011.  Pero las altcoins despegaron y crecieron exponencialmente, lo cual dio lugar al surgimiento de Dash, Ethereum, EOS, Litecoin, Monero, Ripple, y otras. Por sí sola, ETH da cuenta de aproximadamente 30 % de la capitalización bursátil del mercado cripto, que comprende más de 5000 divisas.  Si bien las altcoins están alcanzando el reconocimiento, vale preguntarse cómo funcionan y qué pronósticos tienen.

¿Cómo se opera con altcoins?

En una época, el entusiasmo por las altcoins se desdibujó debido al interés que despertó la tendencia alcista de Bitcoin; pero, en la actualidad, las altcoins siguen creciendo e incluso podría decirse que están atravesando una reactivación.

Por lo general, las altcoins se compran y venden en diversos exchanges de criptomonedas, que se dividen en dos categorías principales: centralizados y descentralizados. Pero cada exchange ofrece un conjunto de altcoins diferentes. No obstante, la mayoría de los exchanges desaconsejan comprar altcoins con divisas fiat. Ello implica que los operadores deben intercambiar BTC, ETH o USDT por otras altcoins.

Si bien los exchanges centralizados (CEX, por sus siglas en inglés) suelen tener un proceso de selección más exhaustivo, los descentralizados (DEX), como Uniswap, les permiten a los operadores comprar altcoins puestas en venta por el público en general. A pesar de sus desventajas, los CEX suelen ser la opción más segura para los operadores a gran escala.

Sin embargo, la dificultad de operar con altcoins reside en la necesidad de almacenarlas en una billetera.  Si bien es posible almacenar bitcóins y altcoins en algunos CEX, todo depende de las características de cada criptomoneda. Algunas altcoins son compatibles con las billeteras públicas de los CEX, mientras que otras solo pueden ser almacenadas en billeteras creadas por los mismos desarrolladores. La mayoría de los exchanges de criptomonedas ofrecen reembolsos, pero más vale prevenir que curar. En general, quienes operan con altcoins las guardan en billeteras «de almacenamiento en frío», desconectadas de Internet, para protegerlas de los curiosos.

¿Cómo crecen exponencialmente las altcoins?

Existen altcoins de todo tipo y, si bien todas comparten ciertas características, la mayoría de ellas están pensadas para algún uso específico. A pesar de la fama de Bitcoin, en realidad fue Ethereum la que le dio el puntapié inicial al crecimiento del mercado de las altcoins.

Ethereum inauguró este proyecto, no solo porque les permitió a los usuarios implementar aplicaciones y crear tokens asociados en la red, sino porque gracias a Ethereum, cualquiera puede crear una criptomoneda. Lo que es más, el auge reciente de las finanzas descentralizadas (DeFi, por sus siglas en inglés) y las DApps, un concepto que nació en la blockchain de Ethereum, también contribuye al surgimiento de más altcoins.

Entre las miles de criptomonedas que existen, sólo unas pocas tienen utilidad real. La primera criptomoneda alternativa del mundo, Namecoin, ni siquiera está en la lista de las 300 más activas. No obstante, a medida que las personas crean soluciones mejores y más inventivas para los problemas financieros del mundo, las altcoins no se consideran un derivado inevitable, sino un componente necesario del proceso.

¿Debería invertir en altcoins?

Las criptomonedas están muy lejos de la adopción masiva, y es poco probable que eso cambie hasta que se desarrollen aplicaciones útiles para los usuarios, orientadas al público en general. En consecuencia, no cabe duda que invertir en altcoins es una mejor opción para mitigar riesgos en el volátil mundo de las criptomonedas.

Poco a poco, las altcoins están reflejando los últimos movimientos del mercado. No obstante, las altcoins suponen la oportunidad de formar parte de ese movimiento, que, más allá de apostarle al caballo correcto, apunta a mejorar el deporte en general.

Algunas inversiones recientes de parte de referentes institucionales han representado un gran impulso para las altcoins.  En junio de 2020, el conglomerado tecnológico internacional Google anunció la integración de su plataforma BigQuery con la blockchain Chainlink, una red de oráculos descentralizada destinada a la extracción de datos.

Por otra parte, Grayscale Investments, una de las empresas de gestión de divisas digitales más grandes del mundo, posee existencias de criptomonedas que suman casi 10 mil millones de dólares, de los cuales casi 2 mil millones corresponden a altcoins. Sería sencillo argumentar que si los grandes referentes lo hacen, tú también deberías hacerlo. 

La realidad es que toda inversión es riesgosa y es crucial hacer una buena investigación antes de gastar dinero. Te aconsejamos guiarte por la siguiente regla: si algo parece demasiado bueno para ser cierto, probablemente lo sea.

¿Es recomendable operar con altcoins?

Las operaciones en criptomonedas se parecen a las tradicionales en tanto las carteras de inversión diversificadas siempre llevan la delantera. Así, aunque te vaya mal con una criptomoneda, las otras equilibrarán sus riesgos y recompensas.

Dado que, hoy en día, existen alrededor de 5396 altcoins que podrías elegir, la única pregunta que deberías hacer es ¿cuáles son las mejores altcoins para comprar y vender, y qué hay que tener en cuenta para operar con estas divisas?

Aspectos a tener en cuenta para operar con altcoins

Si ya sabes qué son las altcoins y cómo operar con criptomonedas, ¡maravilloso! Ya estás listo. De lo contrario, te presentamos algunos aspectos fundamentales que debes considerar.

Preste atención a la capitalización bursátil y la liquidez de las altcoins

En la mayoría de los casos, las altcoins se esfuman porque el proyecto se ve malogrado a causa de malas gestiones o falta de liquidez. Cuando el mercado de las criptomonedas toca fondo, las altcoins con un buen grado de liquidez tienden a sobrevivir.

Además, cuando hay liquidez, es mucho más fácil para los operadores lograr un rendimiento ideal.

Considere la vida útil de las altcoins

Sin dudas, operar con una altcoin en su fase inicial es redituable, dado que depende de la especulación y los intereses de los tenedores mayoritarios (whales). Pero las ganancias cuantiosas siempre conllevan riesgos. Para evitar esa incertidumbre, trate de operar con altcoins confiables, como Ripple (XRP) o Litecoin, que siguen una trayectoria estable.

Cuídate de las estafas

Los creadores de las altcoins suelen concentrar gran parte del activo en circulación. Y cuando una sola entidad concentra el poder, es probable que se genere un contexto de inflación artificial y venta (pump and dump). Para una mejor evaluación de una altcoin, trate de estudiar sus políticas y proyecciones. Elija altcoins que cuenten con una cartera y una blockchain confiables y que empleen contratos inteligentes.

¿En qué se diferencian las altcoins de Bitcoin?

En octubre de 2011, Litecoin se convirtió en la «plata» que complementa al «oro» de Bitcoin. Si bien no fue la primera criptomoneda alternativa, es una de las más antiguas que todavía se usan hoy en día. Litecoin comparte gran parte de su ADN con Bitcoin, aunque hay algunas diferencias clave entre ellas.

Si bien ambas redes utilizan un mecanismo de consenso por prueba de trabajo (PoW, por sus siglas en inglés), Litecoin emplea una función secuencial altamente exigente (MHF, por sus siglas en inglés) que requiere más memoria.  Además, a Litecoin solo le lleva dos minutos y medio minar cada bloque; como resultado, sus transacciones son mucho más rápidas que las de Bitcoin, que necesita diez minutos para agregar un bloque a la cadena principal.

Monero es otra criptomoneda alternativa orientada a lograr privacidad en las transacciones. Utiliza firmas de tipo anillo y funciones criptográficas especiales para preservar el anonimato de sus usuarios. Si bien se cree que Bitcoin y la mayoría de las criptomonedas se caracterizan por la privacidad, la mayoría de las transacciones son plenamente rastreables.

Más que anónima, Bitcoin es pseudónima, dado que todas sus transacciones son públicas, pero no se sabe a quién pertenece cada dirección. Otras altcoins también ofrecen funcionalidades como gobernanza, contratos inteligentes e interoperabilidad.

Tipos de altcoins

Cuando la cantidad de altcoins comenzó a aumentar, la comunidad les otorgó distintas nomenclaturas según su utilidad. De las criptomonedas basadas en la minería y las criptomonedas estables (stablecoins) a los tokens de valores (security tokens), cada categoría de altcoins cumple algún propósito.

Criptodivisas basadas en la minería

Las criptomonedas basadas en la minería son altcoins generadas mediante un proceso de minado. Mediante nodos descentralizados, la red resuelve problemas matemáticos para registrar datos en la blockchain. A los mineros se los recompensa con tokens, como Bitcoin o cualquier otra criptomoneda alternativa que emplee un algoritmo de prueba de trabajo.

Tokens de valores

Este tipo de altcoins están asociadas a empresas y se asemejan más a las acciones tradicionales, como las que se emiten mediante ICO.

En muchos casos, ofrecen algún tipo de dividendo, ya sea mediante pagos o participación accionaria fraccionada; el pago más común es el dividendo. 

Tokens de utilidad

Los tokens de utilidad funcionan de manera ligeramente distinta, dado que nos habilitan a recibir algún tipo de servicio. Además, están diseñados para ser intercambiables por utilidades descentralizadas destacables, como espacio de almacenamiento.

Criptomonedas estables (stablecoins)

Las stablecoins son criptomonedas atadas al valor de una divisa fiat, como el dólar estadounidense, con lo cual erradican la volatilidad que caracteriza a Bitcoin.  La stablecoin más destacada es Tether (USDT), cuya capitalización bursátil ha crecido exponencialmente desde su lanzamiento en 2016. A diferencia de otras altcoins, como ETH o LINK, su valor fluctúa en el orden de $1. Mientras tanto, el público espera con ansias la divisa de Facebook, Libra, desde que se anunció que se estrenaría en 2020. Pero, antes de ser implementada, debe recibir la aprobación correspondiente de parte de los entes regulatorios.

¿Cuáles son las mejores altcoins?

Puede que le resulte difícil elegir una altcoin para operar o invertir, en particular porque actualmente existen más de 5000. A la hora de desprenderse de su capital, todos los operadores deben saber a qué apuntar. Sumado a ello, cerciorarse de la validez del proyecto es crucial cuando se evalúa la diferencia entre ganancias increíbles y pérdidas devastadoras.

Un informe realizado en 2019 develó que el 95 % de las altcoins disponibles en Coinmarketcap eran ilíquidas y por ende, prácticamente inservibles.

Ethereum (ETH)

En la lista de criptomonedas ordenadas por su capitalización bursátil, hace años que Ethereum ocupa el segundo lugar, después de Bitcoin. Algunos incluso la consideran la fundadora de las altcoins. Gracias a su estándar ERC-20 para tokens, constituye la base de gran parte de las criptomonedas actualmente disponibles en el mercado. Además, la actualización Ethereum 2.0 va a fortalecer el futuro de Ethereum en general.

Ripple (XRP)

El token XRP representa el valor transferido a lo largo y a lo ancho de la red Ripple. En la actualidad, XRP es una de las altcoins más utilizadas, dado que comprende más de 100 mil millones de monedas en circulación. Estos tokens son una manera asequible de enviar remesas transfronterizas y son famosos por la gran velocidad de sus transacciones.

Tether (USDT)

Tether es una criptomoneda estable que depende de la red Bitcoin Cash (una bifurcación de Bitcoin que posibilita transacciones más veloces). USDT, cuya capitalización bursátil alcanzó los 20 mil millones de dólares en noviembre de 2020, está generando mucho interés y es poco probable que desaparezca en el futuro cercano.

Chainlink (LINK)

Chainlink, una red de oráculos descentralizada, se especializa en datos del mundo real y datos de la oferta, recopilados en toda la blockchain mediante contratos inteligentes. LINK es el activo digital que se utiliza para abonar los servicios de la red. Puede que el desarrollo de Chainlink a futuro se enfrente a demoras durante un tiempo, pero ha logrado nuevos niveles de crecimiento, dado que en agosto de 2020 alcanzó un máximo histórico de $19,85. Eso demuestra que su evolución probablemente está en ciernes. 

Las ventajas y desventajas de las altcoins

En el mundo de las blockchains, los ascensos meteóricos del valor son igual de probables que los derrumbes colosales. Hay pequeños proyectos cuyo valor inicial se multiplica cientos de veces, pero cuando el entusiasmo se disipa, el público los abandona y se desmoronan. Las altcoins no son la excepción. Estos son los puntos que queremos destacar:

Ventajas

  • Accesibilidad: Es fácil empezar a operar con altcoins. La barrera de entrada es baja, y cualquiera que tenga una computadora puede empezar a operar con criptomonedas en cuestión de minutos.
  • Variedad de opciones: Cuando se trata de altcoins, las opciones son casi infinitas. No obstante, las altcoins ofrecen más que oportunidades para la inversión especulativa. De hecho, son el motor de la innovación en el espacio blockchain.
  • Funciones únicas: Las altcoins son más que tokens; poseen funcionalidades integradas, a diferencia de Bitcoin. 
  • Margen para evolucionar: Sus sistemas y procesos son únicos, lo cual supone un mayor margen de evolución de cara al futuro.

Desventajas

  • Complots de inflación artificial y venta: En el ecosistema de las altcoins, circulan planes traicioneros. Muchos operadores invierten capital en las altcoins únicamente para «inflarlas» y así lograr una suba de precios. Cuando finaliza el monopolio, el precio se desploma y el proyecto se esfuma.
  • Publicaciones fraudulentas: Las promesas descabelladas relativas a las supuestas características revolucionarias de una u otra criptomoneda alternativa pueden despistar fácilmente al inversor más astuto.
  • Vulnerabilidad: En términos relativos, a las altcoins les faltan exposición y aceptación por parte del público en general. La cantidad de canales que aceptan altcoins es insuficiente, comparada con la difusión de Bitcoin.
  • Sobreoferta: Sencillamente, hay demasiadas altcoins circulando en el mercado de las criptomonedas. Es difícil diversificar la cartera de inversiones y confiar en otras altcoins más allá de XRP, ETH, LINK y algunas otras, dado que no hay información suficiente para evaluar las posibilidades de cada proyecto nuevo.

Conclusión

Internet está lleno de maximalistas del Bitcoin convencidos de que las altcoins no son más que una distracción aledaña a la divisa del futuro. Otros creen que las altcoins constituyen una buena inversión que va a destronar a Bitcoin en los próximos años.

Como ocurre en la mayoría de los casos, es probable que la verdad se encuentre en el término medio. Las altcoins habilitan tantas aplicaciones que son difíciles de ignorar. Las stablecoins incrementan la velocidad de las operaciones, lo cual refuerza la liquidez de los mercados de criptomonedas y fomenta el crecimiento de la actividad económica. Las monedas de utilidades han inspirado un sinnúmero de aplicaciones para los contratos inteligentes, incluidas todas las DeFi.

Aunque no todas las altcoins sean totalmente originales, sí aportan ideas nuevas. Una economía descentralizada depende de un enfoque descentralizado en el diseño de los productos. La mayoría de los desarrolladores de código abierto trabajan en equipo para crear software optimizado. Del mismo modo, aunque a una escala menor, a la comunidad de las criptomonedas le harán falta años de diálogo interno y prueba y error para resolver sus problemas.

 Las altcoins nos permiten respaldar ciertos proyectos en lugar de otros, y así podemos hacer una pequeña contribución al desarrollo de un sistema financiero descentralizado.